La sostenibilidad

Los niños del verano

Çimsa da prioridad a los proyectos infantiles y educativos de acuerdo con su idea de responsabilidad social empresarial.

Para Çimsa, apoyar los proyectos educativos enfocados a la infancia es una prioridad de primer orden en el plano social. En este sentido, y con el objetivo de apoyar el desarrollo emocional, social y físico de los niños, se visitan todos los años distintas escuelas primarias de zonas rurales de la región de Niğde, llevándose a cabo obras de mantenimiento y reparación de las escuelas. Dentro del marco del proyecto Los Niños del Verano, que lleva realizándose desde hace cuatro años, se renuevan los materiales escolares y educativos de los niños, cubriéndose asimismo todas las necesidades de los pequeños con el fin de que puedan recibir una educación mejor. En el año 2015, un grupo de más de 150 niños de entre 7 y 12 años formado por los hijos de los trabajadores de la empresa y niños provenientes de dos pueblos distintos se encontraron en el campamento de verano infantil de la fábrica.

El proyecto Los Niños del Verano, que viene teniendo lugar desde el año 2012 hasta la actualidad, continúa como un proyecto de responsabilidad social empresarial sostenible enfocado a la educación de los niños. Además del proyecto Los Niños del Verano, también dentro del ámbito de la infancia y la educación se están realizando una serie de proyectos de responsabilidad social empresarial en las localidades donde se ubican fábricas de menor envergadura.

Çimsa, que desea ampliar su horizonte de trabajo en asuntos relativos a la infancia y la educación, tiene como meta llevar el proyecto de responsabilidad social empresarial de Los Niños del Verano, que ha llegado a 383 niños en estos cuatro años de andadura, a diversas provincias donde cuenta con fábricas.


Çimsa tiene como objetivo contribuir a la sociedad con su proyecto Los Niños del Verano, que se transformará en un gran proyecto de responsabilidad social con el que se contribuirá al desarollo físico e intelectual de cientos de niños en distintas provincias y en distintas unidades de trabajo. En su primer año, este proyecto se llevó a cabo sólo para los hijos de los trabajadores de la fábrica de Çimsa de Niğde, y en los años sucesivos se siguió desarrollando de manera que permitió la inclusión en el programa de los niños de pequeñas localidades cercanas a la misma. Çimsa, con su proyecto de responsabilidad social Los Niños del Verano, pretende contribuir de forma significativa a la formación de los niños, pues la educación es uno de los grandes problemas fundamentales de Turquía.

El proyecto se lleva a cabo siempre contando con un psicólogo, dos profesores de teatro y dos entrenadores deportivos. Este año, se ha abierto un nuevo horizonte para los niños gracias a la cooperación realizada con el Departamento de Universidad Infantil del Centro de Educación Contínua de la Universidad de Niğde. Durante el curso de “Nuestros Comportamientos Individuales y el Cambio Climático Global” se proporcionó a los estudiantes información sobre las causas del cambio climático y lo que se puede hacer para disminuir sus efectos. Los niños, que aprendieron a valorar los deshechos gracias a los juguetes que elaboraron con cartón y papel destinado al reciclaje, también ampliaron sus conocimientos sobre el ecosistema mediante la observación de los flamingos que se encuentran en el lago formado por la presa y que sirve de lugar de descanso para los pájaros migratorios.

De nuevo, este año en el festival “Los Niños del Verano de Çimsa”, apoyado por la Fundación de Protección del Medioambiente y Valoración de los Restos de Embalaje Çevko, el gato ecologista “Çevki” se reunió con los niños. Después del festival, se obsequió a cada niño con los libros infantiles de Çevko.

Çimsa, apoya siempre los proyectos de responsabilidad social diferentes que generan valor para la sociedad cuyo impacto es permanente.

 

English Spanish Türkçe